//
inicio

Última Entrada.

Hasta la vista Juan Antonio, Mod TJ1.

1218824379642_f

Juan Antonio Sánchez fue mod. Así lo recordaremos siempre. Hoy recibimos la noticia de su partida. Aunque nos encontramos en persona sólo dos veces (en un Chewing Gum Weekend en el DF y en el Revival Times de Puebla) mantuvimos comunicación más o menos constante para intercambiar ideas, la conexión Tijuana-León. Lo recuerdo con mucho respeto. Era un tipo idiosincrásico, intenso, aguerrido. Chau, Juan Antonio. 

Se hacía llamar Mod TJ1. En 2007, sostuvimos algunas conversaciones en línea para un trabajo académico que yo realizaba, pero que nunca vio la luz. Fragmentos de esas pláticas formaron parte después de Coleccionismo vital, una serie de pequeños artículos sobre la acumulación de discos para mi columna de El Heraldo. Y hoy debí rescatar la transcripción completa para recordar a Juan Antonio.

La conversación se desarrolló en dos días, en un tono amistoso, relajado. Hasta siempre, Mod TJ1. Si hay un más allá, seguro ya organizaste un guateque.

30 de agosto de 2007.

 ¿Cuánto tiempo llevas coleccionando música?
Desde 1986.

¿Cómo empezaste?
Cuando estás en la secundaria como que quieres tomar un rumbo o pertenecer a algo y creo que fue por eso que decidí empezar a escuchar rock.

Y entonces el vinilo aún era dominante…
¡Así es! Aunque ya estaba en su etapa final. Cuando menos le quedaban un par de años.

¿Cómo viste (y viviste) la llegada del CD?
Te confieso que cuando aparecieron estaban súper caros para el público en general. No estaban accesibles para todos como ahora, aunque en ese momento todos pensamos que eran mejores… y por ciertas razones sí lo son, como la comodidad de poderlos llevar a donde sea y así. No como los vinilos, que son difíciles de transportar y pesados y bultosos (sic).

Pero no tienen ese carisma de los vinilos…
Sólo pienso que los CD’s son más prácticos, pero hasta ahí. Y son más compatibles con, por ejemplo, computadoras, grabadoras, estéreos de carro, de casa, etcétera. 

Es difícil llevar un vinilo en el estéreo del auto…
Y más difícil aún que a donde vayas alguien tenga un tocadiscos.

Cuando eres DJ, ¿pones CD’s también?
No. Yo soy “old school”. Tengo más de 12”, porque a diferencia del interior de la república, aquí en la parte de las Californias se escuchaba más el LP que el 45rpm.

¿Por qué crees que sea? Es la primera vez que sé de algo así.
Creo –es una opinión muy personal– que para apreciar bien a un grupo se debe escuchar todo el LP y no estar escuchando single por single corriendo el riesgo de que se te pasen o se acaben para cuando quieras o vayas de nuevo a la tienda de discos.

Y esa cultura del LP más que del single, ¿crees que tenga que ver con que Tijuana es ciudad frontera?
Creo que es de la zona, porque donde yo vivo no se dice “cultura de frontera” sino de “la costa oeste”. Para nosotros no existe frontera. Somos los mismos ya sea de México o de Estados Unidos.

¿Y crees que se consigan más rarezas discográficas allá por lo mismo? ¿O es igual que en cualquier lugar de México?
Mira, aquí se consiguen muy fácilmente cosas en inglés de todos los géneros y de todos los países, pero se dificulta el rock en español porque estamos aislados del Distrito Federal. Pero todo lo demás es sumamente fácil, porque todas las compañías disqueras mandaban remesas a la ciudad más importante en cuanto a consumismo se refiere: Los Ángeles.

¿Qué crees de esa frase de Nick Hornby: “It’s not what you are like but what you like”?
Está muy bien el pensamiento. De acuerdo. Como te digo, es cuestión de inteligencia. ¿Cómo te puedes quedar toda la vida escuchando el mismo ritmo?

¿Se puede juzgar a una persona por lo que escucha?
Si vieras realmente mi colección, dirías: “¿este vato por qué escucha esto o aquello?”

¿Por la variedad?
Sí. El gusto está en la variedad. Pero con cierta coherencia. Sobre todo, a mí me gusta la música elegante, pero a la vez desmadrosa, como en el caso del garage o la psicodelia.

¿Pero eso se aprende? ¿La música tiene qué ver con carácter o historia de vida?
Creo que son las dos. Y también depende del estado de ánimo en que te encuentres. Por ejemplo cuando estás melancólico puedes escuchar la novena sinfonía de Beethoven o cuando estás alegre un buen garage o cuando estás enojado un buen post-punk de los 70. Y así. Creo que cualquier melómano debe pensar así.

¿Te animarías a, como hace Nick Hornby, hacer un Top 5 de tus rarezas discográficas favoritas de tu colección?
Sí. Van:
Gandalf, Golden Earrings.
Flippers, Las dunas en la arena.
The Chocolate Watchband, Baby Blue.
Blues Magoos, Pipe Dream.
Kaleidoscope UK, December Children.

¿Y por qué esos específicamente?
Porque creo que las canciones están bien profundas y bien elaboradas. Y si te fijas, nada qué ver con el ska o el soul.

Cuesta trabajo. Yo me habría muerto con esa pregunta.
La verdad sí, un poco. Pero creo que en este tiempo son mis favoritas. La música es de contextos. ¿Y crees que para mí fue fácil escoger entre cerca de cuatro mil LP’s, trescientos 45rpm’s y un puñado de CD’s?

19 de septiembre de 2007.

¿Cuánto tiempo de tu vida te consume el coleccionar?
Unas doce horas al día, si no es que más. Primero, yendo al “campo de batalla”, o sea tiendas aquí y en los tianguis… compra en línea… cambios con gente, ya sea en persona o por medio de Internet.

¿Conoces mucha otra gente que coleccione las mismas cosas que tú?
Claro que sí. Aquí en México y en otros lados.

¿Es gente que has conocido gracias a tu afición a la música o por otros motivos?
Por la música, claro está.

Si hiciéramos un promedio, ¿cuándo gastas por semana en música aproximadamente?
Será entre mil y mil quinientos pesos. A veces más a veces menos.

¿Compras mucho en línea?
Casi no, a menos de que algo sea difícil de conseguir.

¿Qué buscas tú en un disco? Pregunto porque hay quien sólo busca que se escuche bien, otros van por el valor coleccionable (“aunque no se pueda tocar, con tal de exhibirlo”)…
Que me agrade. Otras veces que sea bailable y otras que sea raro, o sea que nadie que de los que conozco lo tenga. Creo que directa o indirectamente todos caemos en lo último porque al fin y al cabo es coleccionismo, así sea cuadros, cartitas, cómics, etc.

¿El coleccionismo es “presuntuoso”?
Sí, pero nada más entre nosotros. No se presume a toda la gente.

Nick Hornby habla de “posesiones fetichistas…” ¿Qué te parece esa idea?
Claro que tiene razón. Somos fetichistas. Sobre todo de las portadas.

¿Te parece? ¿Es mejor un disco con portada bien conservada pero el vinilo maltratado o uno con portada maltratada y el vinilo en buen estado?
Si me das a escoger, prefiero la portada, ya que la música la puedo conseguir en CD, en la compu (sic) o ya la tengo en compilaciones. Un caso obvio me pasa con los Who, que día con día aumenta mi colección sólo por las portadas, ya que la música la tengo completa desde hace mucho tiempo.

Hablando de eso, ¿qué piensas de las nuevas tecnologías de compresión de música? El mp3, los iPods…
Creo que quieren eliminar el coleccionismo y hacen a las nuevas generaciones unos conformistas y mal educados en cuanto a esta disciplina se refiere.

¿Y otras aplicaciones de música en Internet?
Me sigue pareciendo lo mismo. Aunque está bien, yo mismo las visito de vez en cuando. Qué más hubiéramos querido en nuestra generación, tener esa herramienta gratis y al alcance de cualquiera. Creo les están haciendo la vida más fácil, es todo, pero eso no quiere decir que mejores.

¿Cuánto es lo más que has pagado por un disco?
En dinero, 300 dólares. Y en trueque muchos a cambio de uno solo.

Hay una cosa que hemos notado… hay muy pocas mujeres (incluso podría decirse que ninguna) coleccionistas, ¿conoces tú mujeres que coleccionen música?
Sí, sobre todo en el área de Los Ángeles, pero como dices tú, son pocas.

¿A qué crees que se deba?
A que las mujeres son más cuidadosas con su imagen que los hombres, o sea, su dinero lo gastan en cosas para verse o sentirse bien, a diferencia de nosotros.

¿Sientes que con tu colección (que llevas años haciendo) estás creando un acervo para la posteridad o alguna cosa parecida?
Creo que es una forma de diversión y satisfacción propia. Claro que en algún tiempo haré una pequeña aportación a la escena con sendas recopilaciones al desenterrarlas y darlas a conocer al mundo. Tú sólo espera.

De nuevo Nick Hornby… uno de sus personajes en Alta fidelidad dice que puede clasificar su colección no sólo alfabética y cronológicamente, sino biográficamente. ¿Podría pasar lo mismo con tu colección?
Bueno, sí. Tu forma de coleccionar refleja tu personalidad, educación y estilo de vida, ¿no crees?

Definitivamente. ¿Tienes una habitación especial para tus discos?
Sí. Y esa cantidad que ves de discos era hace como 2 años. Actualmente es lo doble. Es un estudio, sólo para discos.

¿Qué equipo tienes para reproducirlos?
Dos tornamesas Technics 1200, una mezcladora Stanton y un sistema de audio Bose y amplificadores Sony. Las “tornas” son muy comunes aquí y en China.

Me has contado que te iniciaste a los 14 y eso, pero, ¿qué fue exactamente lo que detonó? ¿Hubo algo en específico que te inició a la música o se fue dando?
Te voy a ser sincero… Mira, cuando yo tenía esa edad ya había gente en Vespas que andaba en la onda del ska, para ser específico en el 2Tone. A mí me pareció muy interesante y diferente a todo lo que se oía en ese tiempo aquí en Tijuana. Y me empecé a forjar a semejanza de ellos. Pero lo que realmente cambió mi vida en ese tiempo fue ver Quadrophenia. Definitivamente así empecé, con los Who y después grupos similares como los Rolling Stones, Beatles, Spencer Davis Group, Animals…

¿Cómo conociste a esta gente 2Tone que andaba en Vespas?
Lo que pasa es que aquí en Tijuana hay night-clubs para todas las curas. Uno de ellos, muy legendario, se llamó el Palladium y allí se juntaban todas las tribus urbanas. Había tardeadas y ahí fue donde los vi por primera vez.

¿Lo de coleccionar se origina allí?
Lo de coleccionar se dio porque en aquel tiempo era casi la única forma de escuchar música. Claro que también había cassettes, pero a mí se me hacía chafa coleccionar así. No valen nada y se dañan. Incluso le voy más al CD, por lo práctico.

¿Coleccionas otra cosa además de discos?
Sí: scooters. De hecho, la mayor parte de mi vida lo he hecho. Inclusive más que los vinilos. En este momento tengo cinco.

¿La cultura de las scooters te llevó a la música?
Las dos cosas sucedieron al mismo tiempo. Hay relación, claro que sí. Las tres reglas de oro para nosotros los mods de acá son: música, scooters y ropa. Aunque pudieras andar muy pinta, sin las otras cosas no se vale. En realidad todo gira alrededor de la música. Sin eso no existiría lo demás. Es toda una cultura, un estilo de vida. Para mí, la mejor, aunque les duela a punks, skinheads, skaseros y demás.

¿En qué la diferencias de ellos para decir eso?
Creo que en el porte y el estilo. Para mi es más elegante lo nuestro. Ellos tienen lo suyo, pero creo que son medio descuidados en apariencia. Pero en fin, cada quien en lo suyo.

Cuando compras discos en tiendas o tiraderos o tianguis, ¿cómo es tu “rutina” de compra?
Te voy a decir de acuerdo al idioma que manejamos aquí: swap meets, record shops, cambios con otros coleccionistas y eBay. Esas son las únicas fuentes que manejo.

¿Cuál es tu criterio para comprar discos?
Mira, yo sólo compro, por el momento, puros grupos de 1969 para abajo. No me importan ritmos, sólo esos años, hasta 1800, ¿me entiendes? O sea, hasta música clásica.

¿Es el mismo criterio para todas tus compras?
Le doy más prioridad a lo mío, o sea mod, garage, psicodelia, rhythm and blues, freakbeat, beat. Todo eso.

Para tus DJ sets, ¿cómo eliges tus playlists?
De acuerdo al tipo de gente que irá a la fiesta y también de acuerdo al ánimo en que ande. Si estoy molesto, algo muy garage. Si ando alegre, algo muy bubblegum o si ando romántico, algo adecuado. Si ando ondeado algo muy loco…

¿Hay una cultura “del disco” o un culto “al disco” o todo tiene qué ver con la música que contiene…?
Claro que hay una cultura del LP. Inclusive hay una reunión mundial que se hace en Holanda 2 veces al año. Mi sueño es asistir a ese festival. Para mí es lo más importante. Coleccionistas de todas partes del mundo… Claro, sé que ha muerto gente por un vinilo.

¿Cómo eso?
Te matan por un vinilo. Hay unos que valen hasta 250,000 dólares. Las grandes ligas son de 2,000 dólares para arriba. Es todo un mundo.

¿Y la Internet qué te sirve de herramienta en esto de coleccionar?
Ha influido en los últimos dos años. Antes era más personal la onda.

¿Y todos tus vinilos los tocas o algunos son sólo de exhibición?
Lo que toco de DJ está sólo en 45’s. Los LP’s sólo los escucho en mi estudio o en casas de amigos.

¿Y qué dice tu familia de tu estilo de vida? ¿Cómo entran ellos a él?
En mi familia somos tres. Mi esposa me enseñó la mayoría de lo raro que sé. Cuando la conocí yo sólo conocía lo básico. Gracias a ella yo conocí la psicodelia, el garage y el progresivo. La colección es de los dos. Y mi hijo se acopla a nuestro estilo de vida.

¿Cuántos años tiene?
11 años. Creo que será el más grande mod. Trae toda la influencia de los dos [sus padres]. Aparte, todos los de aquí tenemos hijos. Creo que esta será la mejor generación que México haya dado. Todos van por la misma edad. En uno o dos años se sabrán noticias de ellos. Ese es uno de mis proyectos secretos que traía entre manos. Esta generación viene muy fuerte. Así que agárrense, porque estos vatillos nos van a superar. La verdad ese es uno de mis proyectos más preciados.

¿Y les heredarás tus discos?
Claro. Toda mi vida si es preciso. Será la mejor generación, aparte de la de ustedes que creo que nos superaron. Claro que sí. Un gran salto de veinte años. Ustedes tuvieron la ventaja del Internet. Por eso te digo que los que vienen, son mejores.

Buen viaje, Toño.

Esteban Cisneros.

C/S.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.