//
inicio

Última Entrada.

Chicos del siglo XXI: Angie Moon (parte 2.)

angiemoonw

Seguí charlando con Angie Moon, bloguera, DJ de radio (en la emisora de la Universidad de Limerick), chica del siglo XXI. Su convicción acerca de su filia por los 60 y 70 me recuerda a mí en un tiempo pero también llega a sacarme de onda. ¿De dónde viene ese amor por una época que ya no es y que, seguramente, está idealizada (tal vez de más)? ¿Hacia dónde va? ¿Qué significa el presente para una chica de la era de la Internet? ¿Cómo ve el pasado y el presente? ¿Y el futuro? A mí, francamente, me sorprende su convicción y que tenga sus ideas tan claras. A mí me habrían temblado las piernas y habría balbuceado tonterías en al menos tres de las preguntas. De hecho, hay que quitar el “habrían”, pues son preguntas que me hago todo el tiempo. Aquí lo que dice Angie:

Hay un tema que realmente me interesa. ¿Por qué tanto amor por los 60 y 70?
Me encanta la moda, la música, el entretenimiento, la estética de diseño de la época. El Swinging London es un lugar cool y seguro que los festivales de música eran un bombazo.

¿Cuándo decidiste que amabas esa era?
Tenía 14. Me enamoré por completo a los 15 cuando me enganché con los Beatles, los Kinks y The Who. Empecé a coleccionar ropa vintage cuando tenía 17 y discos hasta los 18. 

¿Por qué decidiste que amabas esa era?
Me pareció como un lugar en el que yo podía encajar, me la habría pasado en grande en los conciertos y en los clubes. Me gusta cómo la gente joven se involucraba y cambiaba la sociedad. Me gusta involucrarme con mi comunidad.

¿Es una cuestión de nostalgia?
Yo no crecí en esa época, pero suelen gustarme las cosas de cultura pop del pasado mucho más que las actuales. Aún disfruto de los programas de tele de mi infancia. 

¿Te consideras retro?
Podría decirse que sí. Aunque amo mi computadora y mi blog, trato de poner tanto como se pueda los looks de los 60 en mi vida. 

¿Qué tienen los 60 y 70 que no tiene tu presente?
Mejores conciertos, ver las alineaciones originales de los grupos. Más tiendas de discos – no siempre y no en todos lados puedo encontrar tiendas de discos. Mejores ropas; la ropa vintage puede ser muy cara y la ropa actual no se ajusta realmente a mi estilo. 

¿Cómo han configurado estas filias tu vida social?
A veces me cuesta relacionarme con gente de mi edad en la vida real porque no conozco a mucha gente con mis intereses. Definitivamente he hecho más amigos online, y ya a algunos los he podido conocer en la vida real. 

¿Sientes que habrías sido más feliz viviendo en el pasado?
Es probable que, de cierto modo, pude haber sido feliz, por un tiempito. Habría amado ir de compras y de conciertos. Me habría costado mucho menos relacionarme con gente de mi edad puesto que habríamos compartido gustos en cuanto a cine y música y ropa. Pero no sé si me habría sentido aceptada siendo bisexual, de raza mixta y atea. 

¿No crees que las “edades doradas” son algo idealizado y, por tanto, dulcificado por el tiempo?
Creo que es natural querer ver lo mejor de cada situación y tratar de mantenerse en una actitud positiva. Hubo, obviamente, cosas malas en los 60 y 70. Yo trato de ver lo mejor de cada situación incluso hoy en 2014. He hecho amigos de todo el mundo gracias a la red y algo así no habría sido posible en aquel entonces. 

Mirar al pasado, ¿es reaccionario o revolucionario?
No veo que sea una u otra cosa. Cada década tiene sus pros y sus contras. Sé que en 50 años vamos a hablar de cómo esta década presente fue en gran parte para mal. Aprendemos del pasado y crecemos a partir de él y hay que remendar los errores que hemos cometido. Eso es muy importante. 

Dijiste antes que la música actual tiende a seguir una fórmula. Pero, debo decirlo, creo que la música de los 60 y 70 también lo hacía. Que no se malentienda, me fascina, pero, ¿qué hace realmente tan excitante para ti aquella música?
El sonido de la guitarra, del bajo, de la batería, de los teclados. Había más álbumes conceptuales entonces y me encanta escuchar historias contadas por la música y la música fluyendo junto a la historia. Había muchas canciones de amor de dos o tres minutos, pero las voces sonaban grandioso, eran canciones memorables. Tenían buenas letras, a veces provocaban la reflexión, estaban hermosamente escritas. No he escuchado, siendo franca, que alguien escriba canciones del nivel de Townshend o Lennon y McCartney.

¿Crees que la música de hoy pueda llegar a un punto de creatividad que iguale al de tu época favorita? ¿O lo ha logrado ya?
Puede ser. Hay grupos como Tame Impala, The Strokes, Foxygen, The Strypes y Temples que hacen música asombrosa. Sus influencias se encuentran en bandas viejas, pero dan su propio giro a la música y eso me gusta. La música necesita cambiar con los tiempos para mantener su relevancia, pero puede tener algunos elementos del pasado para no distanciar a su fanaticada. 

¿Cómo sería tu “presente ideal” para la música?
Una escena diversa, llena de caras nuevas y que no se centre tanto en la imagen. Yo escucho música por los sonidos, no por la pinta de quien la hace. 

¿Y tu “futuro ideal” para la música?
¡Más blues rock, psicodelia, ska, soul y R&B!

C/S.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.