En el desierto de lo real.

por Héctor Gómez Vargas*

En lo personal, creo que la muerte de John Lennon fue uno de los momentos mediológicos de la música de rock y de la cultura contemporánea porque su conocimiento fue un acontecimiento mediático, global y definitivo porque marcaba el fin de un periodo de varias generaciones que crecieron y crearon o escucharon música rock de todo aquello que provino después del Sargento Pimienta. Por un lado, era saber que de ese momento en adelante los Beatles estaban incompletos, al igual que aquellos que crecimos escuchándolos y encontrando en cada obra, tanto como grupo como en solitario, una propuesta para habitar un mundo en permanente cambio. Por otro lado, era la sospecha de que la década de los ochenta marcaba un punto de no retorno en varios sentidos: se dejaba de ser adolescente y el mundo adulto estaba adelante; la música de rock marcaba la tendencia hacia un mundo global, un gesto que tendía a desconocer ese mundo construido desde los sesenta y que tenía su propio aliento, como lo hacía ver la televisión con VH1 y MTV, y con ello el anuncio de que el mundo haría todo lo posible para que las cosas fueran muy, muy diferentes.

HGV20705883172 - copia

La noche que asesinaron a John Lennon yo viajaba a la ciudad de México porque al día siguiente debía inscribir las materias que cursaría en el semestre próximo en la universidad. A los pocos minutos de que el camión saliera de la central, la gente en todo el mundo se enteró del asesinato por la televisión, y en unos cuantos minutos las cadenas de radio y televisión repasaban su muerte y dedicaban espacio a su obra. Ahora que lo pienso, fue como un anuncio de una comunicación pre-viral por el cual se manifestaba desconcierto y desánimo.

Debido a que llegué en la madrugada a la ciudad de México, me enteré horas más tarde porque un amigo llegó al departamento donde vivía y me despertó con la noticia. Fue un disparo. No lo podía creer. No lo podíamos creer. De lo que recuerdo de ese día es que hacía frío y la ciudad estaba gris, muy gris, como si una neblina se hubiera instalado en todos lados. La universidad trabajaba pero nadie hablaba, como si todos hubiéramos sido marcados por algo y lo sentíamos. Lo sentíamos. Esa noche me fui con uno de mis mejores amigos, José Díaz Cervera, a tomar unas cervezas con la banda de sus vecinos que se reunían ya tarde. La gente hablaba de la muerte de Lennon y estaban tristes, y todos, en silencio, compartíamos esa congoja. En uno de los autos estacionados, estaba un hombre joven, uno de los borrachitos de la colonia, con la música a todo volumen, escuchando música de Lennon, mientras lloraba desconsoladamente.

0   012347963_634339813371070_4208117974210853611_n

A la semana siguiente, en la revista Proceso, el escritor José Agustín escribió un elogio a Lennon donde decía que su muerte era el triunfo de la poesía, del amor, porque la evidencia de un mundo que no tolera que alguien le pudiera hablar a las personas como lo hizo Lennon, la transformación de sus canciones de una irritación tremenda que se abre a sentir el mundo y lo que necesita el mundo para seguir siendo el mundo. Sabíamos que el mundo que seguía era otro distinto, y que nos tocaba avanzar en ese mundo. Era entrar a un desierto, al desierto de lo real.

Si, muchas cosas fueron distintas desde entonces, y después de 35 años me queda muy claro.

H.G.V.
8 de diciembre de 2015

 

* Héctor Gómez Vargas (León, Guanajuato, 1959) es autor de libros sobre cultura popular y subculturas, la radio, la música y los fans en el siglo XXI. Es doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Colima, investigador del SNI y académico en la Universidad Iberoamericana León. Pero, sobre todo y mucho más que eso, es un obseso de la música (en especial los Beatles y el rock progresivo), un coleccionista disciplinado de discos, un lector tenaz, un poeta beat no-publicado, un nerd sin ambages, un entusiasta de Star Wars, un tipo que inspira. Escribió este texto específicamente para el blog de La Trampa del Bulevar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s